Revelaciones del pasado. Reserva Natural Imías

Revelaciones del pasado. Reserva Natural Imías

Por: Orfilio Peláez

Casi de manera paralela a su propia evolución, el hombre primitivo sintió la necesidad de reflejar el entorno que le rodeaba al plasmar en pinturas y tallas en piedra los objetos, figuras de animales, y hasta los propios ritos religiosos que practicaba, muchas de las cuales se conservan hoy.

Tan valiosa fuente para intentar descifrar la vida de nuestros antepasados conforma el llamado arte rupestre, cuyo patrimonio incluye las pictografías y petroglifos intencionalmente elaborados en cavernas, abrigos rocosos, grutas y rocas a la intemperie, por grupos o poblaciones antiguas.

Para beneplácito de los estudiosos del tema, Cuba es quizás en la actualidad la nación del Caribe insular que puede mostrar el más detallado y preciso registro de esa manifestación cultural y arqueológica en su territorio.

Hasta el 8 de septiembre estaban documentados a nivel nacional un total de 292 estaciones o sitios de arte rupestre, buena parte de ellos localizadas en cuevas.

La región occidental atesora la mayor cantidad con un total de 168, el 57,53 % de los existentes. Visto por provincias, Matanzas encabeza la relación con 83, seguida de Guantánamo que tiene 59; Pinar del Río, 38; Sancti Spíritus, 23; y Mayabeque, 20. Las Tunas es la única donde no ha sido hallada ninguna.

Según el criterio de los especialistas, las estaciones rupestres se clasifican en tres categorías: pictográficas cuando de manera exclusiva presentan alguna forma de pintura o dibujo; petroglíficas si solo contienen talla o grabado, y las denominadas combinadas, que albergan ambas modalidades. En Cuba predominan las pictográficas.

INTERESANTES HALLAZGOS

Durante los últimos tres años y bajo la guía del Grupo Pedro Borrás, de la Sociedad Espeleológica de Cuba, y del Grupo Cubano de Investigaciones de Arte Rupestre (GCIAR) adjunto al Instituto Cubano de Antropología del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, viene ejecutándose un proyecto investigativo en la franja costera sur semidesértica de la provincia de Guantánamo.

Como expresa a Granma el Máster en Ciencias Divaldo Gutiérrez Calvache, vicecoordinador nacional del GCIAR, este comprende diversas temáticas que incluyen los estudios de paisaje, paleoclima, espeleología, geología y arte rupestre.

"Empezamos los trabajos en la Reserva Natural de Imías, que ocupa una superficie de 22,6 kilómetros cuadrados, y la escogimos precisamente por tratarse de un área protegida, existir un desconocimiento grande de la arqueología de la zona, y el apoyo ofrecido por las autoridades locales y del Museo Municipal en el aseguramiento material de las tres expediciones emprendidas en los años 2011, 2012 y 2013".

Fruto de tales trabajos de campo, donde participaron, además, especialistas del Centro de Investigaciones del Petróleo, del Instituto de Investigaciones de la Cultura Cubana Juan Marinello, del Grupo Espeleológico Fernando Ortiz, y del Instituto de Geofísica y Astronomía, fueron descubiertas seis estaciones de arte rupestre, con pinturas probablemente hechas por culturas precolombinas que ocupaban la zona antes de la llegada de los conquistadores españoles.

Uno de los hallazgos más significativos, resalta Divaldo, es el predominio del color rojo en las pictografías encontradas, pues desde la zona este de la Sierra de Cubitas, en Camagüey, hasta la Punta de Maisí, solo se reportaba la presencia de la citada tonalidad en apenas cuatro sitios, es decir que no es un elemento típico para Guantánamo ni para el resto de las provincias orientales, donde lo que más abunda son los petroglifos.

De acuerdo con las evaluaciones de los expertos, los sitios descubiertos en tres cuevas y tres solapas son quizás el conjunto rupestrológico mejor conservado del país, pues no hay señales de daños provocados por el hombre; y el deterioro observado en algunas de las pictografías obedece básicamente a procesos naturales vinculados con la existencia de hongos, algas y líquenes.

Lo anterior parece estar favorecido por tratarse de uno de los territorios con menor cantidad anual de lluvia de todo nuestro archipiélago, además de la poca presencia de visitantes ocasionales debido a su aridez.

Otros aportes del proyecto es el haber determinado cierta semejanza entre las formas de las pinturas localizadas en los seis accidentes geográficos descritos y los diseños de cerámica decorada aparecidos en lugares cercanos, así como la confección del mapa arqueológico del municipio de Imías, en el cual aparecen correctamente identificados 24 de los 27 sitios que se han logrado agrupar por referencias históricas.

Tal resultado tributa al Censo Arqueológico Aborigen de Cuba, labor a cargo del Instituto Cubano de Antropología.

Gutiérrez Calvache adelantó que tomando en cuenta las experiencias dejadas por las expediciones científicas a la Reserva Natural de Imías, se pretende diseñar un futuro proyecto para la investigación del arte rupestre en cada una de las zonas semiáridas del país.

Fuente: http://www.granma.cubaweb.cu/secciones/cienciaytec/ambiente/ambiente66.htm

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer